jueves, 18 de abril de 2013

L'altruïsme d'en Xavier Gabriel

Hola compañeros:
He visto este pasado fin de semana en una TV. la noticia de que Xavier Gabriel, el gerente de la lotería "La bruixa d'or"  de Sort (Lleida), ha destinado 16 viviendas que había construido, al alquiler a coste simbólico (1€) a familias con todos sus miembros en paro y con un hijo que sufra alguna enfermedad de las llamadas "raras".
Es de agradecer que una persona a quien la vida le ha dado la fortuna, se acuerde en estos momentos de los más desfavorecidos haciendo un acto de generosidad no habitual en estas fechas.
Hasta aquí toda una buena noticia que los que estamos preocupados por la situación actual, agradecemos, pero para mí he de deciros que es doblemente agradable esta noticia y este ejemplo que Xavier da a todos los afortunados de contar con una cuenta corriente suficiente dotada como para no tener que pasar necesidades, lástima que no cundirá el ejemplo todo lo que sería necesario. Y digo que para mí es doblemente buena la noticias, debido a que he tenido la satisfacción de contar a Xavier entre mis clientes.
En una fecha cercana a principios del presente siglo, otro cliente y buen amigo, desgraciadamente ya fallecido, me puso en contacto con Xavier, él estaba proyectando su casa y nuestro común amigo le convenció de que lo mejor que podía hacer era colocar el sistema de calefacción que él colocaba en todas sus construcciones y que le daba unos rendimientos magníficos y que además conocía a uno de los más cualificados especialistas de nuestro país y así nos conocimos.
Yo realicé el proyecto de calefacción de la casa de Xavier Gabriel en Sort.
Lo importante de todo, es que yo me encontré con una persona que ya entonces era famosa, ya era el lotero de más ventas en todo el país y por lo tanto poseedor de una desahogada posición económica, ya entonces era reclamado por todas las TV y radios, especialmente por Navidad.
Tenía todos los complementos para (en muchísimos casos), convertirse en un ser que se podría considerar mas listo que nadie y mirar a los demás por encima del hombro.
Nada más lejos de este panorama, Xavier Gabriel es una persona amabilísima, muy humilde, campechana de una conversación muy amable e interesante. Naturalmente Dios los cría y ellos se juntan, por lo que Xavier tiene a su lado a una maravillosa esposa, que reúne también todas las cualidades de su marido, además al igual que él es una trabajadora incansable.
Para una persona como yo, que una vez jubilado, dedico gran parte de mi tiempo al activismo social, ha sido una felicidad para mi, que esta noticia de su acto, haya redundado en la idea que de este matrimonio yo me había forjado.
Gracias familia Gabriel. 
Manel.